lunes, abril 16, 2007

EL PRINCIPIO DE AUTORIDAD EN EL REINO DE DIOS


I PARTE: EL CONCEPTO DE AUTORIDAD

Lectura bíblica: Romanos 13:1-7
Propósitos de la charla: a) Comprender, valorar, profundizar y vivir el principio de autoridad; b) Examinar el propio concepto de autoridad.

Hemos estudiado en parte la doctrina de Dios, nos hemos acercado a un conocimiento intelectual de Jehová, conocimiento que nunca será completo si no nos involucramos con todo nuestro ser, en cuerpo, mente, conciencia, emoción y espíritu. Hemos aprendido que Dios es Persona, es Espíritu, es Soberano, es Dios Absoluto, Único, Eterno, Inmenso, Omnipresente, Omnisciente y Todopoderoso. Todo esto, con el propósito de comprender y vivir mejor Su Reino.

Cuando tenemos por convicción que Jesucristo es el Señor de Su Iglesia y que gobierna toda la creación, que nuestro mensaje es el Evangelio del Reino y que nuestra oración debe ser "venga Tu Reino", entonces la vida cristiana, la experiencia espiritual de ser discípulo de Jesucristo, se fundamenta sobre el principio de "autoridad". Necesitamos conocer bajo que autoridad vivimos y quien ostenta en nuestra vida esa autoridad. Para un discípulo de Jesucristo probablemente este sea el tema más importante de su formación: "El Principio de Autoridad en el Reino de Dios".

"Autoridad" es un término que en el idioma Castellano tiene diferentes significados. Es importante que lo aclaremos para comprender qué queremos decir en el ámbito bíblico y eclesial cuando hablamos de autoridad.

PODER PARA GOBERNAR.
La primera acepción es la de "Poder para gobernar o mandar sobre algo que está subordinado". Un profesor tiene autoridad sobre sus alumnos, porque éstos le están subordinados en cuanto a conocimientos. Un jefe exige al personal de su oficina pues le ha sido dado el encargo de dirigirlos, tiene autoridad sobre ellos. Dios tiene autoridad sobre todo ser humano porque es su Creador. Necesitamos aprender a distinguir la autoridad en todo lugar. La Biblia nos enseña a respetar y orar por aquellos que tienen lugares de autoridad en la sociedad (Romanos 13:1-7; 1 Timoteo 2:1-4)

ENTIDAD CON PODER.
La segunda acepción de esta palabra es la de una "Persona o institución que tiene poder". Allí se habla, por ejemplo, de autoridades administrativas, autoridades militares, eclesiásticas, etc. El Señor es una autoridad espiritual, el diablo también lo es en el ámbito del reino de tinieblas; hay autoridades positivas y negativas en el mundo espiritual (Colosenses 1:15-18; Efesios 6:12)

CARÁCTER DE LÍDER.
Una tercera acepción es cuando se usa para alguien que posee un "Carácter fuerte y dominante, especialmente si es capaz de arrastrar la voluntad de otros". De alguien que sabe hablar con convicción, se dice que habla con autoridad. Los patriarcas, profetas y apóstoles mostraban muchas veces esa autoridad y sobre todo nuestro Señor. Los ministros de Dios son autoridades puestas por Dios para el crecimiento de la Iglesia y como tales debemos respetarles (San Mateo 7:28,29)

CRÉDITO O FAMA.
Otro significado es el "Crédito y fe que se da a algo en una determinada materia por su mérito o por su fama". La autoridad de Jesús de Nazaret era indiscutible, ya que él mostraba en palabras y obras que el poder y la sabiduría de Dios le asistían (San Lucas 4:31-37)

PERSONA CON TESTIMONIO
También se usa la palabra autoridad para nombrar a aquél que goza de cierto crédito o fama, por ejemplo "San Pablo es una autoridad en el tema de la Iglesia" (2 Pedro 3:15,16)

AUTORES Y TEXTOS.
Por último llamamos así al autor, texto o expresión que se citan para apoyar lo que se dice, las llamadas citas de autoridades. Es lo que solemos hacer los ministros al predicar o enseñar la Palabra de Dios, citar los textos de autoridades espirituales como Jesús, Moisés, Pablo, Juan, etc. Nuestra argumentación va acompañada de abundantes citas de autoridades. Como toda la Biblia está inspirada por una misma Persona que es Dios, todo el Texto Sagrado tiene autoridad (2 Timoteo 3:16)

En conclusión podemos afirmar que autoridad es una palabra que designa poder, gobierno, mando o fama. Por extensión sirve para designar a la persona o institución que lo ejerce. Implica un carácter fuerte y dominante, capaz de atraer a otros. Como hijos de Dios, sabemos que el máximo poder está en manos de Él, que el gobierno del universo está en posesión de Cristo y que todo el mando proviene de Él. La fama de Jesucristo como Salvador y Señor es indiscutible y aún los ateos le reconocen como un Hombre ejemplar y Maestro. La Iglesia ejerce poder, gobierno, mando y fama en el campo espiritual, como baluarte de la Verdad. El poder de atar y desatar, el llamado "oficio de las llaves", ha sido delegado por Jesucristo a Sus ministros. La autoridad de Jesucristo es innegable, Su carácter fuerte y dominante, capaz de atraer a muchos a Sí.

PARA REFLEXIONAR:
¿Reconoce usted la autoridad de Dios sobre su vida?
¿Le es muy difícil a usted someterse a la autoridad en la familia, el trabajo, la nación y/o la iglesia?
¿Se considera usted una persona con autoridad? ¿En qué área?
¿Tiene la Palabra de Dios autoridad sobre toda su vida?


BIBLIOGRAFÍA:
1) Apuntes del ministerio a los líderes de la Comunidad Ecuménica Renovación de la Iglesia, obrero David Soto Godoy, 1981.
2) Walter Thomas Conner, "Doctrina Cristiana"; Casa Bautista de Publicaciones, USA, 1962.
3) http://www.psicoactiva.com/arti/articulo.asp?SiteIdNo=138
4) http://www.abideinchrist.org/selahes/mar19.html
5) John Bevere; "Bajo el abrigo".
6) "Esperanza para el abatido, Jesús Salva" http://www.jesussaves.cc/spanish/about_god.htm

2 comentarios:

Rlizabeth dijo...

La autoridad del Señor nos muestra una y otra vez que estamos creados para estar sujetos a la autoridad de alguen superior. Esto se hace sentir primeramente en la vida cotidiana, ya que en todas las sociedades o grupos organizados que funcionan adecuadamente, cada persona sabe su lugar, la autoridad se recibe por delegación, casi como a cambio de las muestras de confiabilidad que uno demuestre tener y la capacidad de ubicarse en el escalón que le corresponde.
La autoridad, nos enseña a aceptar, obedecer, pero lo central para mí es que esta posición o actitud que uno adopta es resultado de una confiabilidad que crece dentro de uno hacia las personas: ej. nn jefe, un padre, un amigo, un profesor.
El Señor nos dá este entrenamiento, esta posibilidad de practicar estar sujetos a la autoridad. Luego como miembro de su iglesia, la naturalidad de esta sujeción de miembros a sus pastores, ancianos y líderes nos va formando en lo que es la fieliadad. El es el Master en fidelidad y es esto lo que hace que Su enseñanaza sea tan coherente, tan sin mancha y un modelo para nosotros. Si aprendemos a estar sujetos de adentro hacia afuera, logramos aveces recibir los destellos de sabiduría que nos convierten a nosotros mismos en una autoridad para el resto de nuestros hermanos. Todo para Su gloria.
Gracias pastor Iván Tapia, por un hermoso mensaje que nos reafirma Su fidelidad.

Iván Tapia dijo...

Estimada hermana:
Gracias por sus aportes a un concepto tan importante para la Iglesia y la sociedad, como es el de "autoridad".
Le invito a leer nuestro comentario sobre la "fidelidad" en el devocional Tesoro en los Cielos, de hoy 3 de agosto de 2010. Espero sea de mucha edificación para su vida, como lo son para mi los comentarios de mis hermanos.
Fraternalmente,
Pastor Iván Tapia