sábado, noviembre 04, 2017

EL AMOR DE JESÚS ES PACIENTE


AMIGOS DE JESÚS
Enseñanza 17
4-11-17 

© Maestra Elena Montaner

 

“1 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, / 2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor.”
(Efesios 4:1,2) 

“4 El amor es sufrido...”
(1 Corintios 13:4)

“Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. 
(1Corintios 13:7)

 

 

  1. ¿Qué es la paciencia?
a)      La paciencia se define comúnmente como: “La capacidad de aceptar o tolerar demoras, problemas, o sufrir sin enojarse o molestarse” Históricamente viene de la palabra Latina “patientia”, que significa sufrimiento de la cual viene la palabra “paciente”, refiriéndose a alguien que está sufriendo de estar enfermo o lesionado.

Según el filósofo Aristóteles, la paciencia nos permite sobreponernos a las emociones fuertes que nos pueda tener preparadas la vida. Se puede decir que la paciencia está ligada a la madurez mental, con una actitud respetuosa y educada hacia los demás. 

b)      Según la Biblia paciencia es parte de los frutos del Espíritu.

Gálatas 5: 22,23
“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”  

Nos interesa saber cómo hacemos para saber enfrentar todo tipo de situaciones con paciencia, como lo hace Jesús la mayor parte del tiempo.  El Señor  es tardo  para la ira sin embargo podemos ver que Jesús experimentó gran emoción e  ira en algunas situaciones complicadas. 

Juan 2:13-22

“Estaba cerca la pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén,
y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados.
Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas;
y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado.”

Ese enojo de Jesús era santo y puro porque no perdió paciencia porque alguien lo rechazara u ofendiera sino porque sintió celo por el templo como casa de su Padre.

Eso podemos comprobarlo en Juan 2:17
“Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume.”

Podemos decir que el  celo se define como “interés ardiente y activo por una causa o persona”.

A veces podemos perder la paciencia momentáneamente enojándonos por el celo que sentimos por la causa de Cristo. Es un enojo que proviene del sufrimiento que sentimos no por nosotros mismos como cristianos sino por Cristo, si vemos que es ofendido, ignorado o mal interpretado.

Sin embargo, debemos auto controlarnos. Esto lo podemos ver en:

Efesios 4:26
“Airaos, pero no pequéis. No se ponga el sol sobre vuestro enojo.” 

2.      Aprendamos a  ser pacientes desde el amor. 

Efesios 4:2
“Sean humildes, amables y pacientes, y con amor dense apoyo los unos a los otros.” 

El amor es la clave. Podemos aprender a ser más pacientes observando cómo el Señor nos ama y es tan paciente con nosotros.

La Biblia relata que Dios es Amor. 

1 Juan 4:8
“El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.” 

Dios entonces nos ama y es paciente con nosotros, aunque también nos corrige, pero esto no es porque Él no tenga paciencia, la tiene, pero un Padre que ama sabe corregir o castigar a sus hijos cuando corresponda. 

El que no ama no es paciente. No logra soportar o tolerar o sufrir a los otros. Esto se puede  observar mejor en  la convivencia diaria.

¿Cómo hacemos para sufrir a alguien, o soportar a alguien sin perder la paciencia? 

Jesús puede sufrir a los otros y no perder la paciencia, pero si enojarse y amonestar. Su paciencia era sostenida en la fe en Dios su Padre y  esperanza y confianza en sus discípulos, sabía que ellos un día demostrarían al mundo quienes eran. 

Lucas 9:38-42
“Y he aquí, un hombre de la multitud clamó diciendo: Maestro, te ruego que veas a mi hijo, pues es el único que tengo;  y sucede que un espíritu le toma, y de repente da voces, y le sacude con violencia, y le hace echar espuma, y estropeándole, a duras penas se aparta de él.  Y rogué a tus discípulos que le echasen fuera, y no pudieron.  Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros, y os he de soportar? Trae acá a tu hijo. Y mientras se acercaba el muchacho, el demonio le derribó y le sacudió con violencia; pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho, y se lo devolvió a su padre.”

Jesús pudo continuar soportando a sus discípulos mientras estos aprendían con Él.  

El amor se apoya en dos pilares que lo definen a la perfección. Esos pilares son la paciencia y la bondad. Solo el amor nos inspirará a transformarnos en personas pacientes.
 

3.      La paciencia está asociada a la espera. 

La paciencia es una virtud que nos ayuda a soportar situaciones desagradables sin estallar. Es una virtud que nos indica qué debemos esperar, tolerar y aguantar. Aquella persona con paciencia es una persona paciente. 

Si bien Jesús se enojó pero nunca perdió la paciencia. Fue paciente porque soportó.

Si un discípulo no obedece a su tutor, este debe tener paciencia con él y saber esperar sus cambios, sin embargo si puede reprenderlo y corregirlo, si Jesús lo hizo el tutor también puede hacerlo para que el discípulo pueda llegar a ser como él. 

La paciencia no es una virtud fácil de desarrollar hoy en día porque, por empezar, las tareas y obligaciones de los individuos han cambiado y se han vuelto estresantes y difíciles. 

También se afirma que la paciencia debe existir cuando las cosas salen mal, son lentas y tardan en ejecutarse, por lo tanto, la paciencia y la perseverancia van de la mano. Uno debe ser paciente y perseverante para poder lograr sus objetivos. 

Cuando no somos pacientes, es decir, somos impacientes porque no somos capaces de soportar algo en el tiempo y nos frustramos. Esto puede producir estrés y depresión. A veces pensamos que hemos encontrado lo que buscamos, pero si vemos que las cosas no son como lo habíamos pensado, abandonamos y lo hacemos  frustrados. 

A veces el Señor se demora en contestar nuestras oraciones, pero nosotros lo amamos y entonces esperamos con paciencia confiando en que Él un día nos concederá lo que le pedimos.
 

4.      La paciencia es una virtud probada. 

Si decimos que tenemos paciencia debemos demostrarlo, probarlo como lo hizo Jesús.

 Jesús demuestra su paciencia con Marta. Marta estaba muy atareada en la cocina preparando la comida, la mesa, lavando los platos... Marta tenía mucho trabajo en la cocina y su hermana María no venía a ayudarla.  

Lucas 10:40,41

Marta se enfada y va a Jesús y le dice: “Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude” 

 ¿Y qué le dice Jesús? ¿Qué espera Jesús de Marta? Jesús espera que Marta esté sentada a sus pies, como su hermana María, escuchando al Maestro. Pero Marta está en la cocina, en lugar de estar con Jesús. Jesús no le “echa una bronca” sino que le responde con paciencia diciéndole: “Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la mejor parte, que no le será quitada”. 

En 1ª Pedro 1:6

Dice a quienes se encuentran en una situación de sufrimiento: “Por lo cual rebosáis de alegría, aunque sea preciso que todavía por algún tiempo seáis afligidos con diversas pruebas”

Es decir, la esperanza en la gracia del Señor, aceptando la Verdad de Cristo es asegurarse una vida paciente, plena del amor del Señor sabiendo esperar las soluciones que Él quiera brindarnos según su voluntad.

 

CONCLUSIONES: 

1.      La  paciencia es una virtud que debemos desarrollar con la ayuda del amor de Dios. 

2.      Si amamos tendremos paciencia con el otro, pero si este no quiere aprender, entonces podemos corregirlo, pero seguiremos teniendo paciencia para esperar su cambio. 

3.      Tener paciencia es saber esperar o no perder la esperanza del cumplimiento de las cosas que esperamos. 

4.      Tener paciencia significa que tenemos una  alta tolerancia a la frustración, cuando no logramos lo que queremos. Esto es, perseveraremos en lo que queremos con paciencia sabiendo que si seguimos lo conseguiremos porque tenemos confianza en Dios que nos fortalece.

 

 

domingo, octubre 29, 2017

MÁS QUE INDULGENCIAS.


LA FE REFORMADA.
TEMA V
 
© Pastor Iván Tapia 

Lectura bíblica: “17 Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para sanar. / 18 Y sucedió que unos hombres que traían en un lecho a un hombre que estaba paralítico, procuraban llevarle adentro y ponerle delante de él. / 19 Pero no hallando cómo hacerlo a causa de la multitud, subieron encima de la casa, y por el tejado le bajaron con el lecho, poniéndole en medio, delante de Jesús. / 20 Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados. / 21 Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar, diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios? / 22 Jesús entonces, conociendo los pensamientos de ellos, respondiendo les dijo: ¿Qué caviláis en vuestros corazones? / 23 ¿Qué es más fácil, decir: Tus pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? / 24 Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. / 25 Al instante, levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios. / 26 Y todos, sobrecogidos de asombro, glorificaban a Dios; y llenos de temor, decían: Hoy hemos visto maravillas.” (San Lucas 5:17-26 

Idea central: Modo de recibir el perdón Divino. 

Objetivos: a) Comprender y valorar el perdón como la experiencia espiritual más grande que recibimos de Dios; b) Comprender los mecanismos que obran para que recibamos el perdón de Dios; c) Confesar nuestros pecados a Dios; d) Creer en Jesús para recibir Su perdón; e) Tener un genuino arrepentimiento; y f) Perdonar a los que nos han ofendido y pedir perdón a los que hemos dañado. 

Resumen: Las indulgencias fue hace siglos un negocio de la Iglesia, escándalo que provocó una grave división en ella. El tema del perdón de Dios es una doctrina que la Reforma fundamenta sólo en el acto redentor de Jesucristo. El perdón de los pecados por medio de la sangre que Jesús, el Salvador, derramó en la cruz es la doctrina de la justificación. Recibimos el perdón de Dios confesando nuestros pecados, creyendo en Jesús, arrepintiéndonos y ejerciendo el perdón el resto de la vida.
 

E
l 31 de octubre de 1517, Martín Lutero colgó en la puerta de la catedral de Wittenberg, en Alemania, un cartel que exponía para la discusión teológica del pueblo, sus “95 tesis sobre el poder y la eficacia de las indulgencias”. Se llamaba “indulgencia” al perdón de los pecados concedido por la Iglesia de ese entonces. Con esta acción, que trajo repercusiones inimaginables al cristianismo y toda la sociedad, se inició el movimiento de Reforma que se extendió por toda Europa para denunciar la corrupción y ambición de la élite religiosa, encabezada por el Papa León X, que utilizaba un sistema comercial de limosnas a cambio de indulgencias y una supuesta libre entrada al Paraíso. 

Siempre ha habido en el ser humano un anhelo de indulgencia o perdón. El deseo o necesidad de ser perdonados surge del sentimiento de culpa en la conciencia. Sentimos culpa porque conocemos la Ley de Dios, Su voluntad, y cuando pecamos nuestra conciencia nos acusa de pecado. Mayormente si tenemos el Espíritu Santo: 1 Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo” (Romanos 9:1). El Espíritu Santo muchas veces acusa de pecado: “7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. / 8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.” (San Juan 16:7,8). 

Toca al ser humano reconocer su pecado y arrepentirse: “Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados.” (San Marcos 1:4). Juan el Bautista tuvo esa misión: Para dar conocimiento de salvación a su pueblo, Para perdón de sus pecados” (San Lucas 1:77).  

Nuestro primer deber es arrepentirnos ante Dios y pedirle perdón, pero también debemos pedir perdón y perdonar a nuestro prójimo, como lo expresamos en la oración: Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.” (San Mateo 6:12) 

Hasta aquí, cualquier religión humana puede ser fuente de un perdón consolador y de buena convivencia, lo que no asegura la completa eliminación de la culpa del alma del pecador. Una persona puede comportarse en forma socialmente aceptable pero ese conjunto de buenas obras no aseguran su perdón eterno y auto engañarse. Otra puede comportarse mal y no tener conciencia de ello. No podemos basar el perdón en sentimientos o sensaciones personales; no podemos basar el perdón en la persona humana.  

El ser humano es pecador, está contaminado y manchado por el pecado. Tal suciedad debe ser borrada de él. Hay sólo una forma de borrar el pecado. La Reforma del siglo XVI rescató el mensaje puro del Evangelio, el cual estaba cautivo de una religiosidad basada en obras, sacramentos, ídolos y todo tipo de tradiciones humanas, para mostrarnos nuevamente el camino que Dios había revelado originalmente en Cristo. Se basó en cuatro simples principios: 1) Sólo Cristo, 2) Sólo Escritura, 3) Sólo fe, y 4) Sólo Gracia. 

De la lectura bíblica que encabeza esta lección podemos obtener varias conclusiones: 

1)      Jesucristo tiene el poder del Señor: “y el poder del Señor estaba con él para sanar” (verso 17
2)      Jesucristo es movido a misericordia con la fe sencilla del pueblo: “Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados” (verso 20)
3)      Jesucristo puede perdonar pecados: “Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados” (verso 24)
4)      Jesucristo puede sanar: “Al instante, levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios” (verso 25)
5)      Jesucristo nos hace caminar correctamente: “¿Qué es más fácil, decir: Tus pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda?” (verso 23)
6)      Jesucristo convierte las vidas: “se fue a su casa, glorificando a Dios” (verso 25)
7)      Jesucristo hace maravillas: “decían: Hoy hemos visto maravillas” (verso 26) 

Cuando Jesucristo llamó al Apóstol le expresó el plan que tenía para él, como también cuál es Su propósito para con todos los que escuchemos Su Evangelio: “15 Yo entonces dije: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues. / 16 Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, / 17 librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, / 18 para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.” (Hechos 26:15-18) 

El propósito de Jesucristo es que los evangelizados reciban:
a)      Por la fe en Él
b)      Perdón de pecados
c)      Herencia entre los santificados 

El perdón es crucial en el mensaje del Evangelio. 

¿Cómo recibimos el perdón de Dios? 

1. Confesando nuestros pecados.

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” (1 Juan 1:9 

Es imprescindible para acercarnos a un Dios pleno en santidad, limpiarnos de todo pecado y para tal cosa hay que reconocerse pecador. Confesarnos pecadores, reconocer que hay en nosotros pensamientos, sentimientos y acciones reñidas con la voluntad de Dios, es el primer paso para alcanzar el perdón, que no es otra cosa que la limpieza de la conciencia. 

Dios es fiel, Él no nos abandonará a menos que nada queramos con Él. La fidelidad de Dios, creador del ser humano, está basada en Su gran amor. Jamás dejará de amar Dios a Sus criaturas. Por eso también actuará con justicia y si acudimos a Su Gracia Divina, aplicará Su justicia, la cual está en Cristo. 

Si confesamos nuestros pecados, el Señor nos limpiará y ayudará con Su Espíritu Santo a no seguir cometiéndolos. 

Recibimos el perdón de Dios confesando nuestros pecados.  

2. Creyendo en Jesús.

Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.” (1 Juan 2:12)

Con gran amor de pastor, el apóstol Juan, amado del Señor, nos recuerda que nos han sido perdonados todos los pecados en el nombre de Jesús. Al adquirir la ciudadanía del Reino de Dios, que es un reino de amor, podemos disfrutar de completo perdón. Esto significa que Dios olvida cada falta cometida, sólo ve a Cristo en el corazón del creyente, ve a Su Hijo Amado y eso le llena de gozo. ¿Acaso no fuimos trasladados del reino de tinieblas al Reino de Su amado Hijo? (Colosenses 1:13) 

Los profetas del Antiguo Testamento anunciaron de muchas maneras al Mesías, las circunstancias de su venida, Sus hechos y obra en los que creerían en Él; como serían perdonados de sus pecados en Su nombre: De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.” (Hechos 10:43) Así Isaías profetizó: “12 Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.” (Isaías 53:12 

El Padre exaltó a Jesucristo como Señor y Salvador de la Humanidad. Un nuevo pueblo se uniría al Israel escogido por Dios, los gentiles arrepentidos y convertidos a Jesús: A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados.” (Hechos 5:31). 

La “justificación” es el acto por el cual Dios perdona los pecados de los creyentes, declarándolos justos al imputar la obediencia y justicia de Cristo a ellos, por medio de la fe: “9 A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: / 10 Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. / 11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; / 12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. / 13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. / 14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.”  (San Lucas 18:9-14)

Recibimos el perdón de Dios creyendo en Jesús como Salvador.  

3. Arrepintiéndonos de nuestro pecado.

Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón” (Hechos 8:22) 

Arrepentimiento no es sólo dolor por haber ofendido la santidad de Dios, sino también: a) Un cambio de actitud rebelde a la de obediencia; b) Sumisión a Cristo, expresada en sujeción a Su Cuerpo, la Iglesia; c) Un traslado del reino de tinieblas al Reino de Dios; y d) Comenzar a vivir una vida Cristocéntrica, dejando el egocentrismo. En otras palabras, arrepentimiento es una actitud del corazón, una voluntad de cambiar ante el Señor.  

El bautismo es una acción que se desprende de este cambio interno, sacramento enseñado por Jesús y los apóstoles como señal de conversión: Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.” (Hechos 2:38) Por el bautismo no son perdonados nuestros pecados, pero sí por nuestra actitud de arrepentimiento y fe. 

Recibimos el perdón de Dios arrepintiéndonos del pecado.  

4. Perdonando al prójimo.

 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.” (San Mateo 18:35) 

El perdón es una exigencia del Padre. Hay un aspecto que muchas veces se olvida en lo que se refiere al perdón concedido por Dios. Lo enfocamos nada más que como una relación de dos; el cristiano y Dios. Sin embargo Él está pendiente de la relación que tenemos con el prójimo, sean familia, amigos, compañeros de labor, vecinos, enemigos, oponentes, etc. Sobre estas relaciones Dios nos pide que gobierne el perdón. ¿Cómo pretenderemos Su perdón si no hemos perdonados a otras criaturas amadas por Él? Si no perdonamos las ofensas del prójimo, de los “semejantes” o de los hermanos, al Padre no le complacerá perdonarnos.  

Muchas veces queremos el perdón de Dios y no hemos perdonado a alguien por algo que tal vez no es tan grave, comparado con los pecados que llevamos a cuestas. 

Es necesario aprender a perdonar para ser perdonados: Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. / Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.” (San Marcos 11:25,26). Jesús nos dejó lección de ello cuando oró así al Padre: Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.” (San Lucas 23:34) 

Recibimos el perdón de Dios perdonando al prójimo que nos ha dañado y también pidiéndole perdón si les hemos ofendido.  

CONCLUSIÓN.

No hay experiencia espiritual más grande que recibir el perdón de la máxima autoridad del universo: “Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, Y cuyos pecados son cubiertos.” (Romanos 4:7). Recibimos el perdón de Dios: 1) Confesando nuestros pecados; 2) Creyendo en Jesús; 3) Arrepintiéndonos de nuestro pecado; y 4) Perdonando al prójimo.

 

PARA TRABAJAR EN EL CENÁCULO:

1)      ¿Qué  tesis clavaría usted en las puertas de la Iglesia de hoy?
2)      ¿Qué repercusiones tiene la doctrina cristiana hoy día en la sociedad secular?
3)      ¿Puede un cristiano vivir con culpas?
4)      ¿Qué papel cumple la Ley en la vida cristiana?
5)      ¿Por qué a Dios le interesa que perdonemos al prójimo?
6)      ¿Debe un discípulo pedir perdón al prójimo?
7)      ¿Cuál fue la misión de Juan el Bautista?
8)      ¿Qué obras aseguran nuestro perdón eterno?
9)      ¿Cómo se borra ante Dios la mancha del pecado?
10)   ¿Cuáles fueron los cuatro principios de la Reforma?
11)  ¿Qué rol juega el perdón en el mensaje del Evangelio?
12)  ¿Hace usted periódicamente un examen de conciencia para pedir perdón a Dios?
13)  ¿Qué debemos a Jesús en el perdón que el Padre nos ha dado a los creyentes?
14)  ¿Cómo entiende usted el arrepentimiento?
15)  ¿Cuándo no debemos perdonar a nuestro prójimo?
16)  ¿Cuándo es necesario pedir perdón a los que hemos ofendido? 

 

BIBLIOLINKOGRAFÍA.

domingo, octubre 08, 2017

NUESTRO EVANGELIO.


 
"San Pablo", pintura de El Greco
 
 
EL EVANGELIO
LECCIÓN 10

 
© Pastor Iván Tapia Contardo 

Lectura bíblica: “3 Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto” (2 Corintios 4:3) 

Idea central: Las características del ministerio de predicar el Evangelio. 

Objetivos: a) Comprender, valorar y aplicar las características del ministerio de predicar el Evangelio; b) Comprender que el Evangelio es un ministerio universal y abrirse a ello; c) Comprender y experimentar los aspectos éticos del ministerio; d) Valorar la predicación del Evangelio como un ministerio que ilumina el entendimiento; y e) Vivir el Evangelio como un ministerio Cristocéntrico. 

Resumen: El Evangelio es un mensaje, es una forma de vida, una doctrina o pensamiento y un ministerio. Los discípulos de Jesucristo, sobre todo los ministros de Dios, tenemos la misión de anunciar, enseñar y vivir este Evangelio. Es nuestro ministerio y para ejercerlo debemos comprender, valorar y practicar su universalidad, su ética, su enseñanza iluminada y su centralidad en Cristo.
 

E
n algunas oportunidades, el apóstol Pablo se refiere al mensaje predicado como “mi Evangelio” o “nuestro Evangelio”, como en los siguientes textos: 

  • “pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros.” (1 Tesalonicenses 1:5
  • “13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, / 14 a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. / 15 Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.” (2 Tesalonicenses 2:13-15) 

En verdad cuando escribe “mi evangelio” quiere decir “el Evangelio que yo predico” y al decir “nuestro evangelio” se refiere al “Evangelio que nosotros anunciamos.”  

Ese Evangelio predicado por los apóstoles es el Evangelio de Jesús y que tiene características muy específicas. Para todo cristiano es muy importante conocer las características que tiene el Evangelio, puesto que éste es el mensaje que nosotros también anunciamos.  

La predicación del Evangelio es la misión de todo cristiano, como lo ordenó Jesús antes de partir: 15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.”  (San Marcos 16:15). Predicar el Evangelio es el “ministerio”, servicio o misión de la Iglesia y de todo creyente, en especial de los ministros de Dios. 

¿Cuáles son las características del ministerio del Evangelio? 

1. Un ministerio universal.

“1 Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos.” (2 Corintios 4:1) 

La palabra “ministerio” se suele utilizar indiscriminadamente para todo tipo de acciones en la Iglesia. Se habla de “ministerio de música”, “ministerio de jóvenes”, “ministerio de visitación”, etc. Personalmente, prefiero nominar como ministerio sólo a aquellas acciones que son realizadas por un “ministro” de Dios, de acuerdo a lo que señala San Pablo: “11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros” (Efesios 4:11) El ministerio es siempre la predicación de la Palabra de Dios y, dentro de aquella misión, cada ministro del Señor recibe un mensaje, un estilo y un método especial. En el caso del apóstol Pablo, él recibió el encargo de transmitir el mensaje de la Gracia a los gentiles, tarea a la que se dedicó durante dos décadas (si tenemos en cuenta que fue llamado al ministerio después de la muerte de Esteban el año 34 DC. y fue mártir el año 58 DC. aproximadamente). 

Dios, en Su gran amor por la Humanidad y no sólo por los judíos, le encargó a este hombre de origen judío, ciudadano romano y muy culto, que desarrollara el ministerio que llevaría el cristianismo más allá de toda frontera cultural y geográfica. El ministerio de San Pablo fue un ministerio apostólico, es decir dedicado a la proclamación del Evangelio en todo lugar para la plantación de Iglesias en todo el mundo conocido.
 

2. Un ministerio ético.

“2 Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.” (2 Corintios 4:2) 

En este versículo se observa el proceder de San Pablo, todo un apóstol de Jesucristo, con respecto a su ministerio, proceder que debiera ser el de todo siervo de Dios y cualquier cristiano que trabaje para el Señor:

a)      Renunciar a lo oculto, no proceder a escondidas.
b)      Renunciar a lo vergonzoso, no avergonzarse de Jesucristo y Su evangelio.
c)      No andar con astucia. Ésta es la habilidad para comprender las cosas y obtener provecho o beneficio mediante engaño o evitándolo.
d)     No adulterar la Verdad, no falsear el mensaje de Dios, sino decir sólo la Verdad.
e)      Tal proceder nos recomienda a la conciencia de los que nos conocen, de los cual Dios es testigo. 

Estos cinco puntos trazan un perfil de cómo debe ser el proceder nuestro en la predicación de la Palabra de Dios y en todo el trabajo de la Iglesia. Corresponde a la ética que debe guardarse para hacer un trabajo de acuerdo a los valores de Dios. Ética es el conjunto de costumbres y normas que dirigen o valoran el comportamiento humano en una comunidad. La Iglesia es una comunidad de Dios con una ética Divina. 

3. Un ministerio que ilumina.

“3 Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; / 4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.” (2 Corintios 4:3,4) 

El Apóstol habla de “nuestro” evangelio, incluso en ocasiones dice “mi” evangelio, como cuando afirma:  

  • “7 Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo. / 8 Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio, / 9 en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa.” (2 Timoteo 2:7-9);  
  • “en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.” (Romanos 2:16)
 
El Evangelio ha llegado a ser un mensaje que no sólo pertenece a Jesucristo, sino que él se ha apoderado del Evangelio y ahora le pertenece. Es “el Evangelio que yo anuncio”. Dado que todos los seres humanos somos diferentes, también de distintos modos percibimos el Evangelio. Obviamente el mensaje es uno solo, pero los énfasis será distintos, dependiendo de numerosos factores, tales como: nacionalidad, raza, iglesia, doctrina, temperamento, experiencia personal, etc. Un convertido en la selva amazónica lo sentirá muy distinto a uno de la gran ciudad; para una persona que ha vivido en la pobreza será muy diferente su percepción del Evangelio a como lo siente alguien de un nivel socioeconómico alto; un ser político lo percibirá distinto a un artista, en fin un niño lo sentirá distinto a un adulto. Por eso podemos perfectamente decir que cada cristiano tiene “su Evangelio”. Algunos privilegiarán más la fe, otros el amor, la autoridad de Dios o Su misericordia, para algunos será más importante la alabanza y la adoración y para otros la comprensión de Su Palabra. Pero todos coincidirán en algo, mejor dicho en Alguien: Jesucristo. El centro del Evangelio o Buena Nueva es la Persona de Jesucristo, el Hijo de Dios que dio Su vida por la Humanidad.

Aparentemente el mensaje del Evangelio está como cubierto por un velo, algo difícil de comprender, siendo tan sencillo: a) Dios nos ama; b) Somos pecadores; c) Jesucristo murió en la cruz para pagar nuestros pecados; d) Si nos arrepentimos y pedimos perdón a Dios; e) Él nos perdona en Cristo; f) Nos da Su Espíritu Santo para poder vivir como Dios manda. 

Si parece poco claro o inaceptable, esto es para los incrédulos que quieren perderse para siempre y no obedecer a Dios. Como ellos no creen, el diablo “dios de este mundo” los ha enceguecido en su entendimiento para que no sean iluminados por el Evangelio. Esa luz que emana del Evangelio, el mensaje de Jesucristo, es la gloria de Cristo, quien es la viva imagen de Dios. 

A los escritores de la Biblia les fue “revelada” por el Espíritu Santo la Palabra de Dios; a nosotros, los creyentes en Dios nos es “iluminado” el entendimiento para comprender Su Palabra. En el mundo hay religiones que buscan la “iluminación”; nosotros los cristianos vivimos en carne propia esa iluminación al comprender el glorioso Evangelio de Jesucristo. 

4. Un ministerio Cristocéntrico.

“5 Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. / 6 Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.” (2 Corintios 4:5,6) 

Sin embargo, a pesar de que el Evangelio se apodera tan profundamente del individuo hasta llegar éste a considerarlo algo propio, no se predica la propia persona sino la Persona de Jesucristo. Pablo decía que predicaba a Jesús y a él como siervo de sus hermanos, por amor a Jesucristo. Hay que entender estas palabras del siguiente modo: “No nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor; nosotros nos declaramos simplemente servidores de ustedes por amor a Jesús” (DHH). El servicio que presta el ministro de Dios a la Iglesia y a la sociedad es presentar el mensaje y la Persona de Jesucristo a los oyentes y lectores; su trabajo es: a) Tener una profunda comunión con Dios; b) Discernir la voluntad del Señor; c) Estudiar la Palabra de Dios; d) Ejercer el ministerio de la Palabra; e) Vivir consecuentemente con el Evangelio. 

¡Es tan grande lo que los cristianos llevamos dentro...! Mejor dicho: Es tan grande Aquél que los cristianos llevamos dentro, puesto que somos, como decían de Ignacio de Antioquía, el “portador de Dios”, portadores de “la Luz del mundo”, Jesucristo. Dios ordenó una vez que en medio de las tinieblas resplandeciese la luz y así creó el mundo; siglos después volvió a hacerlo cuando ordenó que en nuestros corazones resplandeciese la luz de Su Hijo. Nos iluminó con Su conocimiento. La gloria de Dios se puede contemplar en el rostro de Jesucristo. 

El ministerio del Evangelio es Cristocéntrico, no se centra en el siervo de Dios ni en el oyente o lector, sólo en Jesucristo. Cristo es la Persona que destaca el Evangelio; se predica a Cristo; Él es el que perdona y salva al pecador; Cristo es el Modelo de todo cristiano y finalmente todos formaremos un solo Cuerpo en Cristo. La misión de todo cristiano es dar a conocer la gloria de Dios que brilla en la cara de Jesucristo. 

CONCLUSIÓN.

El ministerio de predicar el Evangelio tiene ciertas características que los apóstoles aplicaron en su misión. El Evangelio es: 1) Un ministerio universal; 2) Un ministerio ético; 3) Un ministerio que ilumina; y 4) Un ministerio Cristocéntrico.

 

PARA TRABAJAR EN EL CENÁCULO:
1)      ¿Qué ha significado para usted conocer el Evangelio?
2)      ¿Considera usted que le pertenece el Evangelio?
3)      ¿Cómo es su Evangelio, tiene alguna particularidad especial?
4)      ¿Cómo concibe usted el Evangelio?
5)      ¿Ama Dios más a los gentiles que a los judíos?
6)      ¿Cómo podemos hacer de nuestra vida una experiencia Cristocéntrica?
7)      ¿Cuál es el énfasis del mensaje de esta Iglesia?
8)      ¿Por qué se dice que el Evangelio es un ministerio ético?
9)      ¿Queda algún grupo de pecadores excluido del ministerio del Evangelio?
10)  ¿Qué enseñanza nueva le ha dado el Señor en este sermón?
11)  ¿Qué diferencias habrá en el Evangelio de un convertido en la selva amazónica y uno de la gran ciudad?
12)  ¿Para una persona que ha vivido en la pobreza será muy diferente su percepción del Evangelio a como lo siente alguien de un nivel socioeconómico alto?
13)  ¿Un ser político percibirá el Evangelio distinto a un artista?
14)  ¿Cómo siente un niño el Evangelio y cómo lo siente un adulto?
15)  ¿Cuál de estas cuatro características del ministerio del Evangelio considera más importante: Universal, ético, iluminador y Cristocéntrico?
16)  ¿Qué fronteras culturales y geográficas es necesario cruzar hoy día con el Evangelio?

 

 

BIBLIOLINKOGRAFÍA.

  • Reina, Casiodoro de (1960). “La Santa Biblia” Estados Unidos: Broadman & Holman Publishers.
  • MacArthur, John. (2011). “Biblia de Estudio MacArthur” Estados Unidos: Thomas Nelson Inc. 
  • (1979). “Dios Habla Hoy, La Biblia Versión Popular” Sociedades Bíblicas Unidas.
  • (1960). “La Santa Biblia” Sociedades Bíblicas Unidas. Recuperado de: http://www.gentle.org/biblia/
  • “Nuevo Testamento, Edición Pastoral” Chile, Ediciones Mundo, 1974.
  • “Diccionario de la Real Academia de la Lengua de España” Disponible en: http://www.rae.es/
  • Concordancia electrónica de la Biblia” Disponible en: http://www.miconcordancia.com/concordancia.php
  • Rizo Martínes, José L. “Diccionario Bíblico” Recuperado de: http://es.scribd.com/doc/50636670/Diccionario-Biblico-Jose-L-Rizo-Martinez#scribd
  • (1966, 1970, 1979, 1983, 1996) Dios habla hoy” ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, Disponible en: https://www.biblegateway.com/versions/Dios-Habla-Hoy-DHH-Biblia/